Welcome to ShopCanarias.es   Click to listen highlighted text! Welcome to ShopCanarias.es

Reciclando y reduciendo emisiones

Torre de tetrabricks comprimidos por ShopCanarias.es
Torre de tetrabricks comprimidos por ShopCanarias.es

Hay muchas formas de reciclar, y también hay muchos modos de reducir emisiones nocivas al medio ambiente. De entre todas las ideas que he leído y visto durante años, interpreto que el éxito está asegurado cuando somos nosotros los que realizamos el cambio, por pequeño que sea, como por ejemplo tapar el caldero cuando cocinamos.

Por mi parte reciclo todo lo que puedo; plástico, vidrio, cartón, papel, el aceite después de cocinar, el aceite que escurres de los enlatados, pilas, electrodomésticos, algún aeorosol que aún queda por ahí, termómetros, bastoncillos de cartón para los oídos, las cañitas para beber (que por cierto en Canarias llamamos pajitas), etc. Aunque sea un pequeño trozo de residuo o un envoltorio minúsculo, también lo reciclo.

A la par, descompongo algunos embalajes que contienen más de un material, para reciclar adecuadamente todo lo posible. Por ejemplo rompía las cápsulas de café para quitarles el café, y poder así reciclar el plástico (ahora uso cafetera con café a granel). Otro ejemplo es que rompo las cajas de cartón de pañuelos de sobre mesa para quitarles el plástico por donde salen los pañuelos, y así reciclo ese plástico más la caja de cartón. Otro es que corto la parte inferior de metal de algunos embalajes de cartón como las botellas de licor que te regalan.

Intento comprar a granel, o productos sin embalaje, pero no siempre lo consigo. Y lamentablemente, no tengo espacio para “compostar”, y reciclar el orgánico, aunque estoy estudiando poner lombrices que me ayudarían a generar abono natural para el huerto que tenemos en casa. Al mantener una alimentación ecológica contribuyo al menor consumo de transgénicos, pesticidas, herbicidas, insecticidas, fungicidas, etc. Estoy aprendiendo a producir leche vegetal de avena y arroz, y kombucha, reduciendo el consumo de tetrabricks. Y al no consumir apenas carne, contribuyo al menor consumo de antibióticos animales y al menor consumo de recursos naturales. De hecho hemos cultivado un huerto ecológico, y estoy empezando a incorporar los germinados en la dieta, reduciendo el número de trayectos a la tienda de fruta y verdura ecológica.

Igualmente tomo decisiones de consumo a diario para intentar reducir las emisiones al máximo, y para impactar lo menos posible en el planeta. Por ejemplo, subo las escaleras en vez de coger el ascensor. Si tengo que hacer algo pero no me pilla en ruta con el coche lo pospongo para el día que tenga que pasar por ese sitio. Aparte, salgo con tiempo suficiente para conducir en autopista a 80 km/h, contaminando menos, y de paso mejoro la seguridad vial. Cuando puedo, desacelero o me cambio al carril de la izquierda, para dejar que los coches se incorporen a la autopista y no tengan que frenar y aprovechen la incercia del coche. En fin, tenemos capacidad para reducir el impacto de nuestras decisiones en el medio ambiente.

Además intento comprar productos de higiene con el menor número de químicos y agentes espumantes posible, desodorantes sin aluminio, y productos de limpieza menos agresivos (porque muchos ponen Eco, pero no especifican como lo logran). En consecuencia, me afeito con jabón en vez de con espuma de afeitar. También usamos luffa como estropajo y esponja natural, reduciendo así el consumo de productos sintéticos

Una idea que se me ocurrió cuando empecé a leer sobre la huella de carbono de las empresas, y que tuvo que ver con mi experiencia en el departamento de Logística, donde comprimíamos los embalajes de cartón y de plástico después de la reposición, es comprimir en casa y reducir el espacio entre embalajes. Cuanto menos espacio haya entre embalajes, más capacidad tendrá el contenedor de reciclaje, menos trayectos hará el gestor de residuos autorizado, y menos gases nocivos emitirá el camión que recoge los reciclados. En consecuencia, nosotros podemos reducir la huella de carbono con nuestros hábitos diarios de reciclaje, entre otros.

En distribución cortábamos y doblábamos el cartón antes de comprimirlo, así que en casa se me ocurrió comprimir los tetrabrick y apilarlos uno encima del otro. De esta manera, caben más embalajes en el contenedor.

Tetrabrick comprimido vista de canto por ShopCanarias.es
Ancho del Tetrabrick comprimido para ocupar menos espacio en contenedor de reciclaje
Tetrabrick comprimido por ShopCanarias.es
Tetrabrick comprimido por ShopCanarias.es

Para hacerlo quita la tapa, dobla hacia afuera las pestañas que tiene el tetrabrick en las partes superior e inferior, comprime el embalaje para que salga todo el aire, y pon la tapa rápidamente.

Aunque algunos supermercados incentivan el reciclaje de botellas de plástico hasta 2 litros en sus instalaciones, si no tienes ninguno cerca, puedes hacer lo mismo con las botellas de agua de plástico, que si las comprimes, ocuparán mucho menos espacio en el contenedor de reciclaje.

Botella de plástico comprimida para que quepan más en el contenedor de reciclaje
Diferencia entre una botella de plástico comprimida, y otra que no lo está, para que quepan más en el contenedor de reciclaje

Asimismo puedes aprovechar el interior de un embalaje de yogur, para comprimir dentro el plástico de los cereales por ejemplo. Puedes meter tarros pequeños de cristal, dentro de otros mayores, aunque si el contenedor de reciclaje está vacío se rompen al caer.

Si tienes más ideas para reciclar y para reducir emisiones, que no sea comprar un coche eléctrico 😜, contacta por favor con nosotros y las publicaremos.

Muchas gracias por la visita, y ¡hasta pronto!

Deja una respuesta

Click to listen highlighted text!